Razones para que te decidas a comprar vivienda

Razones para que te decidas a comprar vivienda

Si te sientes identificado con una de las siguientes situaciones, ¡ha llegado el momento de comprar vivienda!

Puede que aún no hayas contemplado la idea de comprar vivienda, o que, por el contrario, sientes que ya es tiempo de invertir en tu propio espacio. Sabemos que dar el salto es difícil y puede darte miedo, por eso hemos creado una lista para que identifiques con cuántas de las siguientes situaciones te sientes identificado.

Si estás de acuerdo con uno o varios de los siguientes puntos y tienes la capacidad económica de asumir una inversión de esta magnitud, ¡no lo dudes más! Ha llegado tu momento de tener casa propia.

  • Un aire nuevo

    Es más común de lo que crees sentirse estancado, sentir que en el lugar que estás ya no eres feliz o que necesitas darte un respiro y cambiar de ambiente, para eso una excelente idea es comprar vivienda en un sector nuevo, donde puedas empezar de cero y crear una nueva rutina de vida.

Te recomendamos leer: Reduce la lista para encontrar tu vivienda ideal.

  • Se agrandó la familia

    Una de las principales razones para invertir en vivienda es que la familia esté creciendo. Los casos más frecuentes son:

    - Te casaste recientemente o estás en planes de llegar al altar.
    - Llega un hijo a la familia.
    - Conseguiste mascota.
    - Decidiste compartir vivienda con algún pariente, pareja o persona cercana.
    - Cuentas actualmente con familia numerosa.

  • Estabilidad

    Si constantemente estás intranquilo porque no tienes un patrimonio, un capital propio que te de estabilidad, una vivienda nueva es justo lo que necesitas. En caso de que no planees habitarla pronto, puedes ponerla en arriendo para ganar dinero extra.

Te contamos cuáles son los gastos extras a la hora de comprar vivienda.

  • Ruptura familiar

    Vivir con los recuerdos de tu ex pareja es lo más cercano a una pesadilla en vida que puedas experimentar. Suelta tu pasado y emprende nuevas aventuras en tu casa propia. Aparte de que es un refrescante comienzo, tendrás la libertad de disponer de la propiedad de la manera que desees, como decorarla a tu gusto, comprar ese mueble que siempre quisiste o adoptar la mascota que tu ex pareja nunca quiso tener.

    Por otro lado, si tus hijos decidieron independizarse, puede que tengas espacio extra que no vas a utilizar. Para eso busca una vivienda que se adapte a tus necesidades con las habitaciones necesarias, así será mucho más fácil mantenerla organizada y tendrá un valor de mantenimiento menor.

  • Traslado o empleo nuevo

    Conseguiste un trabajo en otra ciudad o país, y no quieres gastar tu dinero en arriendo. Puedes buscar la ayuda de un especialista inmobiliario que te guíe sobre los mejores sectores para vivir, el mejor precio por metro cuadrado, la facilidad de acceso, transporte y servicios cercanos.

    En caso de que el empleo nuevo sea en la misma ciudad pero te quede lejos de donde vives, mudarte cerca te ahorrará tiempo de desplazamiento, optimizarás tu rutina diaria y podrás disfrutar de mayor tiempo libre.

  • Aumento salarial

    Si en tu trabajo actual te dan un aumento o consigues un empleo donde te paguen más, puedes conseguir un crédito hipotecario de mayor valor para comprar tu vivienda.

    En caso de que no cuentes con el dinero de la cuota inicial, puedes comprar sobre planos o adquirir un leasing habitacional. Lo bueno es que como tienes mayores ganancias podrás soportar una cuota mensual más alta y adquirir una vivienda de mayor área o en un mejor sector.